Tag Archives: Esclavo

[Cita 4]: Sir Josiah Stamp

El sistema bancario moderno crea dinero de la nada. El proceso es quizás el juego de manos más asombroso que se haya inventado jamás. La banca fue concebida en la iniquidad y nació en pecado. Los banqueros son dueños de la Tierra. Quítensela, dejándoles el poder de crear dinero, y con el trazo de un bolígrafo crearán suficiente dinero para comprársela de nuevo.

Quítenles este enorme poder y todas las grandes fortunas como la mía desaparecerán, y ellos también deberían desaparecer. Para entonces, éste sería un mundo mejor y más feliz en el que vivir. Pero si ustedes quieren continuar siendo esclavos de los bancos y pagar el coste de su propia esclavitud, entonces dejen a los bancos seguir creando dinero y controlando el crédito.

Extracto del discurso en la Ceremonia de Graduación de la Universidad de Texas en 1927.

Sir Josiah Stamp (1880-1941), Director del Banco de Inglaterra (1928-1941).

¿Qué no está en crisis?

Desde el punto de vista global, tanto macroeconómicamente como microeconómicamente, se puede decir que el mundo desarrollado está en una crisis severa. Analizando todo de una manera un poco exhaustiva, habría que preguntarse, más bien, ¿qué no está en crisis?, y no hablamos sólo de la economía, sino también de otros aspectos como la sociedad, la ética, la religión o el medio ambiente.

Se habla mucho y se menciona numerosas veces la palabra “crisis”, pero ¿qué es una crisis?. Podría haber muchas definiciones de dicho término, pero yo prefiero quedarme con una:

Una crisis comienza con un punto de inflexión en un fenómeno o actividad y es un período en el que los esquemas, reglas y estados preeminentes hasta ese momento entran en una fase en la que es más probable que sean sustituidos por otros diferentes a que sigan su curso. El citado punto de inflexión es alcanzado cuando se detecta que las expectativas que hasta ese momento existían sobre ese fenómeno o actividad han sido o están siendo frustradas, no satisfechas o entran en declive.

Sería apropiado seleccionar los sectores y actividades humanas que, según el marco temporal a tener en cuenta:

  1. Llevan años sufriendo una crisis más o menos prolongada sin solución de continuidad
  2. Acaban de entrar en una crisis más o menos profunda
  3. Van a experimentar una crisis muy severa de forma inminente
  4. Se encaminan inexorablemente a una crisis intensa y duradera si no cambian las condiciones

El resultado del anterior análisis muestra una serie de 23 sectores y actividades humanas reconocidas en alguno de los 4 puntos anteriores:

  • Crisis macroeconómica y microeconómica
  • Crisis financiera y bancaria
  • Crisis monetaria
  • Crisis política
  • Crisis laboral
  • Crisis inmobiliaria
  • Crisis de los medios de comunicación
  • Crisis publicitaria
  • Crisis musical
  • Crisis cinematográfica
  • Crisis automovilística
  • Crisis aeronáutica
  • Crisis de recursos naturales no renovables
  • Crisis energética
  • Crisis hídrica
  • Crisis alimentaria
  • Crisis demográfica
  • Crisis climática
  • Crisis de la biodiversidad
  • Crisis educativa
  • Crisis ideológica
  • Crisis de valores éticos y morales
  • Crisis espiritual

Seguro que se podrían encontrar más elementos en crisis, pero casi todos, o los más importantes, están recogidos en la lista anterior. Resulta muy difícil discutir la presencia de los anteriores sectores en la lista, puesto que existen sobrados motivos para que cada uno de dichos elementos merezcan estar en el desglose.

No todo se encuentra en la misma situación. A grandes rasgos y, quizá, en algún que otro caso debido a que algunos sectores de la lista “crítica” se encuentra presente en ella, existen actividades humanas que presentan una posición excelente, como, por ejemplo:

  • Informática, Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información
  • Medicina, industria farmacéutica e industria natracéutica
  • Ecologismo y ambientalismo
  • Nanotecnología
  • Biotecnología e industria genética
  • Industria militar
  • Tráfico y explotación de mujeres con fines sexuales o neo-esclavistas
  • Tráfico y explotación de niños con fines sexuales, neo-esclavistas o bélicos
  • Tráfico de armas y material bélico
  • Tráfico de drogas, estupefacientes y fármacos
  • Tráfico de órganos humanos
  • Tráfico y explotación de animales salvajes
  • Tráfico de influencias, corrupción y nepotismo
  • Organizaciones criminales y mafiosas
  • Gobiernos e instituciones kakistocráticas
  • Economía sumergida o tráfico ilegal de bienes y servicios (estraperlo y contrabando)

No se conocen causas exógenas al ser humano que hayan provocado las crisis descritas en el primer desglose. En la gran mayoría de los casos, de una manera directa o indirecta, detrás de estas situaciones se esconde una dinámica o escalada de sobreproducción-sobreconsumo que responde a la idea preconcebida de que en un mundo finito como éste se puede experimentar un crecimiento ilimitado de las actividades humanas sin hacerse cargo plenamente de las servidumbres que éstas generan.

Vivir impropiamente

Hace poco más de un año irrumpió en mi vida un poema de Pablo Neruda (12/07/1904 – 23/09/1973) titulado “Morir lentamente”. Ese suceso me hizo pensar que hay cosas que, al aparecer, te dicen claramente que no lo hacen por casualidad.

Al tener la idea de reproducir dicho poema íntegramente en este blog me he encontrado en diversas tesituras: En primer lugar, he dado con distintas versiones del mismo en la Red. En segundo lugar, no existe posibilidad legal alguna de mostrarlo sin el permiso de el/los propietario/s de los derechos sobre dicha obra y sin el consiguiente pago de estos últimos. En tercer y último lugar, me surgió un fuerte deseo de modificar y darle la vuelta al sentido del poema.

Después de haber recopilado todas las versiones del poema original que circulan por Internet y tras haber decidido no tener que abonar ningún derecho por la reproducción de esta obra de Neruda o de cualesquiera obras de otros escritores, me dispuse a crear un poema alternativo inspirándome en el anterior. El resultado final se titula “Vivir impropiamente”, supone una clara antítesis del de Neruda y nos deja, al final, una síntesis más propositiva, prescriptiva y comprometida con el ser humano.

A continuación se muestra el poema para libre disfrute, difusión, distribución, copia y reproducción:

Vivir Impropiamente

Vive impropiamente quien es transformado en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no puede variar su rutina,
quien no tiene vestimenta que cambiar
o bien no encuentra con quien conversar.

Vive impropiamente quien hace de cualquiera un gurú.

Vive impropiamente quien no evita una pasión,
prefiriendo un remolino de emociones a un papel en blanco,
pero no encuentra quien le rescate el brillo de los ojos,
el corazón de los tropiezos y los buenos sentimientos.

Vive impropiamente quien no puede voltear la mesa
cuando está infeliz con su trabajo,
quien no tiene nada cierto que arriesgar para ir tras un sueño,
quien no se permite, por lo menos una vez en la vida,
oír un consejo sensato.

Vive impropiamente quien no puede viajar lo que le gustaría,
quien no lee los libros que querría por falta de tiempo,
quien sólo escucha un tipo de música,
quien no encuentra gracia en nada de lo que le rodea.

Vive impropiamente quien ve su amor propio destruido,
quien, dejándose ayudar, no recibe los beneficios del auxilio.

Vive impropiamente quien pasa los días
sin poderse quejar de su mal sino o del rayo que no cesa.

Vive impropiamente quien no tiene proyectos,
quien responde cuando le indagan sobre algo que no sabe.

Evitemos la vida impropia, recordando siempre que estar vivo
exige un esfuerzo mucho mayor que el simple hecho
de tratar de satisfacer nuestros propios deseos.

Solamente la ardiente conciencia hará que conquistemos una espléndida felicidad.

¡Piensa hoy!
¡Sueña hoy!
¡Ama hoy!
¡Ayuda hoy!
¡No te dejes matar lentamente!
¡No te impidas vivir propiamente!


Hit Counter provided by Email Lists