Aprender a desaprender

Cataláctica

"I was educated once. It took me years to get over it..."  -Mark Twain-

Soy Cata, mujer de 41 años, intensa, gozadora, soñadora y rebelde.

Mamá de "los Chuchis", esposa del Chalito y cuidadora activa de 4 perros y 3 gatos.

Prefiero lo rural y alejado, el clima cálido, la vida de pueblo y la tranquilidad.

Amo la naturaleza, los animales, los niños y la música.

No acepto la desigualdad, la injusticia, la mentira y la hipocresía.

No entiendo muy bien el comportamiento humano así que ignoro, analizo, investigo o aplico la técnica "respira hasta 10 y piensa cosas lindas".

Me autodenominé Cataláctica, porque es mi nombre de superheroína por ser una buena aprendiz de las lecciones de la vida.

Disfruto mucho de pasar tiempo con migo, leer, cantar, caminar en la naturaleza y tomar vino.

Escribo porque aunque no sea escritora tengo un mundo dentro de mi cabeza y tengo la necesidad de expresarlo.

Canto y toco guitarra porque aunque no sea cantante ni guitarrista tengo demasiada música en mi corazón.

Compartiré por aquí mis cuestionamientos, vivencias o aportes sobre la vida, espiritualidad, humanidad, y lo que me nazca compartir... 

Abrazote y gracias por estar.

 

You can’t talk BUTTERFLY lenguage 🦋 with CATERPILLAR people 🐛

Cataláctica

Yo NO soy...

Yo NO soy feminista. NO soy feminazi. NO soy machista...

Yo NO soy católica. NO soy cristiana. NO soy atea. NO soy budista...

Yo NO soy capitalista. NO soy socialista. NO soy comunista...

Yo NO soy pipi. NO soy fresa. NO soy pola.

Yo NO soy naturista. NO soy orgánica. NO soy vegetariana...

Yo NO soy conservadora. NO soy liberal. NO soy tradicional. NO soy progresista...

... Y así puedo seguir infinito!

Yo NO soy ningún título... Yo soy Cata.

NO considero que tenga que tener ningún calificativo ni pertenecer a ningún “grupo” ni tribu urbana, ni social.

Yo estoy en contra de las injusticias sociales contra las mujeres, los hombres, los animales, los homosexuales, los negros, los judios, los adultos mayores, los niños etc...

Yo estoy a favor de la vida y del aborto terapéutico y la eutanasia.

Yo estoy a favor de la inclusión de personas con necesidades especiales en cualquier ámbito laboral y social.

Yo estoy en contra de las etiquetas, de los chismes y de las mentiras.

Yo estoy a favor del respeto, la solidaridad, la empatía y el amor.

A mi NO me pongan etiquetas...

El amor de mi vida soy yo??

Leí un artículo llamado “El amor de mi vida soy yo".

copio una parte del texto:

"Y decirlo en voz alta no es ningún acto de egoísmo ni de soberbia, es una reflexión que todos deberíamos interiorizar cada día como quien empieza sus mañanas con una buena taza de café. No es egoísta quien se atiende, quien resuelve sus miedos, quien sana sus heridas, quien deja atrás lo que le hizo daño para afrontar el mañana con optimismo y resistencia. Porque si yo estoy bien, seré capaz de dar lo mejor de mi mismo a los demás. Seré capaz de ser feliz y ofrecer felicidad”

Me dejó pensando porque yo soy una defensora del amor propio como principio de la plenitud emocional... 

Llegué a la aceptación de que me parece narcisista y egocéntrica la frase “El amor de mi vida, soy yo..."

Así que yo digo: “El amor de mi vida NO soy solo yo!

Yo me AMO, pero tengo otros amores de mi vida a quienes protejo, admiro, soy compasiva, leal y cuido su libertad.

Creo que debemos ser concientes de este "amor propio" moderno que lo único que deja a la humanidad es ese ego del que tanto escapa justamente el amor.

 

Ser auténtico y real

✨Ser real y auténtico es importante en casi todos los aspectos de la vida y nos ayuda en las relaciones y los negocios, además de que nos hace sentir mejor.

Todos somos únicos por una razón.

Todos tenemos nuestros propios caminos.

Para vivir la vida a su máximo potencial, debemos ser fiel a nosotros mismos.

Ser auténtico puede tener un gran impacto en nuestra autoestima y la calidad de nuestras relaciones, nos ayuda a obtener claridad sobre nosotros mismos y nos facilita atraer a las personas adecuadas a nuestra vida.

Dicho esto, ser genuino no solo nos beneficia a nosotros, también beneficia a los demás.

Ofrezcamos a las personas que nos rodean la oportunidad de conocer nuestro verdadero “YO” y hagamos posible que el mundo disfrute de nuestra contribución única.

Cuando somos reales con nosotros mismos, nos liberamos de las limitaciones y confinamientos del mundo “no auténtico” y nos permite disfrutar de la paz interior y experimentar un amor incondicional.✨ 

El verdadero amor no duele...

Si aumentamos el grado de bienestar en nuestra vida, es mucho más difícil que nos embarquemos en una relación dolorosa. 

El amor no hace daño, y si hace daño no es amor.

El amor siempre quiere el bien del otro.

Intentemos ser una aportación positiva en la vida del otro y no estar centrado en qué necesito yo, sino entender que amar es cuidar.

Si tu dolor no le afecta, chaoooooo

Siempre creo que tengo la razón?

 

A menudo la necesidad de tener siempre la razón refleja precisamente ciertas debilidades en nuestra forma de ser y de pensar.

Querer tener razón y demostrar que estamos en lo cierto es algo que a todos nos satisface, no podemos negarlo, es un refuerzo para la autoestima.

La mayoría de nosotros entendemos que hay límites, sabemos que son importantes las actitudes constructivas al igual que una visión humilde y un corazón empático capaz de apreciar y respetar los enfoques ajenos. Pero aún así, uno de los grandes males de la humanidad sigue siendo la necesidad por tener siempre la razón “Mi verdad es la única verdad y la tuya no vale”.

Debemos tomar conciencia de que es algo serio porque quien se obsesiona en tener siempre la razón acaba sufriendo efectos secundarios.

Debemos ser capaces de conectarnos a los demás, de ser sensibles, respetuosos y hábiles a la hora de crear entornos más armónicos.